Tel. 55-3902-6387
Tel. (55) 5035-5041, Cel 55-3902-6387
Vaya al Contenido
Con el cambio de marca a Meta, Facebook enfatiza el futuro de la realidad virtual sobre el presente plagado de crisis
Orafi Publicidad
17 Noviembre 2021
En un movimiento que señala el creciente enfoque de la compañía en proyectos de realidad aumentada y virtual, Facebook, que posee la aplicación para compartir fotos Instagram, la compañía de realidad virtual Oculus, así como las plataformas de mensajería Messenger y WhatsApp, así como su red social homónima, ahora será conocido como Meta.

El nuevo nombre es un guiño a la idea del “metaverso”, un concepto de moda en Silicon Valley que abarca una combinación de realidades físicas, virtuales y mixtas donde los usuarios pueden acceder e interactuar a través de dispositivos como auriculares y lentes de realidad virtual o realidad mixta.

“Creo que el metaverso es el próximo capítulo del internet, y también es el próximo capítulo de nuestra empresa”, señaló Mark Zuckerberg, fundador y director ejecutivo de Facebook, durante un evento de prensa la mañana del jueves.



El anuncio de Zuckerberg se hizo poco más de una hora después de un evento principal de Facebook Connect transmitido en vivo. Antes de la revelación, Zuckerberg y otros líderes de la compañía discutieron una variedad de proyectos del metaverso en donde la empresa está trabajando, incluidas simulaciones de trabajo y ejercicio, seguimiento virtual en tiempo real de objetos físicos y avatares fotorrealistas en línea.
Esta transición ha tardado mucho en llegar para Zuckerberg. Después de adquirir Oculus por 2,000 millones de dólares en 2014, describió la realidad virtual como “el futuro de la computación”.

Zuckerberg reconoció el jueves que el cambio de marca, y la visión corporativa que encarna, es un cambio de enfoque del ámbito de las redes sociales que definió los primeros días de Facebook. Pero indicó que el objetivo principal de la empresa, conectar a las personas, sigue siendo el mismo.

“El metaverso es la próxima frontera, al igual que las redes sociales cuando comenzamos”, detalló Zuckerberg. Facebook, agregó, “es uno de los productos más utilizados en la historia del mundo. Es una marca icónica de redes sociales. Pero, cada vez más, simplemente no abarca todo lo que hacemos”.

La compañía ahora está “observando y presentando” su negocio como “dos segmentos diferentes”, agregó: Una “familia de aplicaciones” por un lado y “plataformas futuras” por el otro.

Las aplicaciones de la empresa y su marca seguirán siendo las mismas. La sección llamada “Lo que construimos” del sitio web recién actualizado de Meta todavía enumera una aplicación de Facebook, es decir, la red social emblemática, debajo de un banner con el nuevo logotipo de la empresa paraguas Meta, que se asemeja a un signo de infinito.

Es un movimiento que recuerda lo que hizo Google en 2015, cuando la compañía lanzó Alphabet, una empresa matriz de marca separada que abarca no solo el motor de búsqueda homónimo, sino también un conjunto completo de propiedades tecnológicas diversas, incluida Fiber (una empresa de infraestructura de comunicaciones), Sidewalk Labs (una empresa de diseño urbano) y Calico (un proyecto que tiene como objetivo “curar la muerte”).

También es un revés de los esfuerzos anteriores de la empresa para unificar sus diversas empresas bajo el nombre de Facebook. En 2019, la compañía actualizó la marca de dos de sus mayores subsidiarias a “Instagram de Facebook” y “WhatsApp de Facebook”. Algunos vieron la medida como un medio de vincular las aplicaciones más estrechamente para dificultar una posible acción antimonopolio.



El cambio de marca a Meta de Facebook se produce cuando la compañía se defiende de una avalancha de críticas y posibles desafíos legales derivados en gran parte de su negocio de redes sociales. Una serie de filtraciones facilitadas por la denunciante y exempleada de Facebook, Frances Haugen, han dado lugar a reportajes tras reportajes durante el último mes sobre los efectos sociales negativos de las dos plataformas, muchas de las cuales el personal de la empresa parecía conocer internamente.

Esta misma semana, esas filtraciones dieron a conocer la lenta respuesta de la compañía a la información errónea contra las vacunas que se difunde en la aplicación de Facebook; su falta de personal que funja como moderadores de contenido con fluidez en idiomas extranjeros; y preocupaciones por parte del operador de la tienda de aplicaciones de Apple de que la red social estaba facilitando la venta de empleadas domésticas de Oriente Medio.

Revelaciones anteriores, que Haugen discutió ante el Congreso este mes, se centraron en los efectos dañinos de las aplicaciones en los menores y la amplificación del extremismo político.

Para los críticos de la empresa, el cambio de marca es poco más que una distracción de tales problemas.

“Cambiar su nombre no cambia la realidad: Facebook está destruyendo nuestra democracia y es el principal vendedor ambulante de desinformación, así como de odio, del mundo”, señaló el Real Facebook Oversight Board, un grupo de vigilancia crítico de la compañía de Zuckerberg, en una respuesta por escrito al cambio de marca. “Su cambio de nombre sin sentido no debe distraer la atención de la investigación, la regulación y la supervisión real e independiente necesaria para responsabilizar a Facebook”.

El término “metaverso” utilizado repetidamente por Zuckerberg apareció por primera vez en “Snow Crash”, una novela de ciencia ficción de 1992. El concepto también jugó un papel central en la franquicia “Ready Player One”.


Regreso al contenido